Justicia para los sacerdotes asesinados

Petición a: Héctor Antonio Astudillo Flores - gobernador de Guerrero

 

Justicia para los sacerdotes asesinados

victoria
010.000
  8.594
 
8.594 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 10.000 firmas

Justicia para los sacerdotes asesinados

ULTIMA HORA (16 de febrero) ¡¡¡¡Ganamos!!!!! El gobierno de Guerrero reconoce que los sacerdotes asesinados NO pertenecen a la delkincuencia organizada. Resumimos su comunicado:

“Los sacerdotes GERMAÍN MUÑIZ GARCÍA e IVÁN AÑORVE JAIMES perdieron la vida, por disparos de armas de fuego de grueso calibre, en la carretera Taxco-Iguala (…) NO pertenecen a ningún grupo de la delincuencia organizada (…) Por peritajes y diversos testimonios se sabe que en el punto conocido como Soni Gas en la carretera Taxco-Tehuilotepec un vehículo dio alcance a la camioneta en la que viajaban los hoy occisos y sus acompañantes, disparándoles sobre la misma trayectoria del vehículo agresor mientras hacía el rebase

ULTIMA HORA (13 de febrero) VIDEO. El obispo de Chilpancingo-Chilapa informa en la Basílica de Guadalupe que la Fiscalía le denunció ante Gobernación y le pidió no seguir hablando. Esta fue su respuesta (Min 1:30:20)

"Como obispo no puedo permitir esa humillación (...) De ninguna manera voy a permitir que los victimicen (...) Como Iglesia tenemos que levantar la voz y no permitir estos atropellos"

En lugar de investigar quiénes fueron los autores y por qué fueron asesinados dos sacerdotes de la arquidiócesis de Acapulco, el gobierno de Héctor Antonio Astudillo Flores se ha dedicado a criminalizarlos.

El pasado 5 de febrero, los sacerdotes Iván Añorve Jaimes, párroco de la Sagrada Familia en Las Vigas, municipio de San Marcos; y Germaín Muñiz García, párroco de Mezcala fueron baleados en la carretera Iguala –Taxco. Ellos murieron y hubo cuatro sobrevivientes.

Sin ninguna investigación o prueba de por medio, al día siguiente, el Fiscal de Guerrero, Xavier Olea Peláez tenía ya una historia armada: aseguró que los dos sacerdotes fueron ejecutados por haber asistido a una fiesta en donde uno de ellos se había tomado fotografías con delincuentes.

Y que a esa fiesta habían asistido grupos criminales de Morelos, Guerrero y del Estado de México, que muchos iban armados y bajo los efectos de alguna sustancia. Si sabía todo eso, ¿por qué no actuó?

El Episcopado Mexicano protestó por la ligereza de las afirmaciones del fiscal Olea.

La versión oficial se ha mantenido. Que no suceda lo de siempre: primero inventan una historia y después ajustan la investigación a esa historia.

Pídele al gobernador de Guerrero, Héctor Antonio Astudillo Flores que resuelva el asesinato de los sacerdotes y que deje de criminalizarlos.

Para más información:

http://www.excelsior.com.mx/nacional/2018/02/06/1218545

https://cem.org.mx/Diocesis/1503-Comunicado-de-la-Arquidiócesis-de-Acapulco.html

http://ccm.org.mx/2018/02/difamacion-verdad-juridica/

https://suracapulco.mx/2018/01/22/hubo-en-2017-en-guerrero-2-mil-529-homicidios-dolosos-es-el-mas-violento-del-pais/ 

+ Petición a:

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Introduce tu código postal
Al firmar estás aceptando los términos de uso de CitizenGO y su política de privacidad, y aceptas recibir mensajes de email de vez en cuando sobre nuestras campañas. Puedes darte de baja en cualquier momento.

¡¡Resuelva los crímenes!!

Att. Héctor Antonio Astudillo Flores - gobernador de Guerrero

Estoy muy extrañado por el proceder de su Gobierno en la investigación de los asesinatos de los sacerdotes  Iván Añorve Jaimes, párroco de la Sagrada Familia en Las Vigas, municipio de San Marcos; y Germaín Muñiz García, párroco de Mezcala ocurridos en la carretera Iguala –Taxco el pasado 5 de febrero.

Con una rapidez inusitada, el Fiscal Xavier Olea aseguró al día siguiente que los habían matado al confundirlos como parte de un grupo criminal, pues se habían tomado fotos con gente armada.

Detalló que habían asistido a una fiesta en donde habían participado bandas criminales de Morelos, Guerrero y del Estado de México, que muchos iban armados y bajo los efectos de alguna sustancia.

Es muy desconcertante que en el estado con más homicidios en el país en 2017, según las cifras oficiales, se criminalice a las víctimas y se justifiquen los asesinatos, en lugar de investigar la verdad.

Así lo resume acertadamente el Centro católico Multimedial:

El fiscal general de Guerrero, con suma estupidez o infortunado cálculo político, usa la difamación para culpar a los occisos. Lo peor es que, en lugar de proteger el interés social, opta por la protección de los homicidas a quien se supone debería perseguir, no a dos muertos que ya no se pueden defender”

Le pido, señor gobernador Héctor Antonio Astudillo Flores que resuelva el asesinato de los sacerdotes y que deje de criminalizarlos.

Atentamente,
[Tu nombre]

Justicia para los sacerdotes asesinados

¡Firma esta petición ahora!

010.000
  8.594
 
8.594 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 10.000 firmas