Sandra Peniche: la verdugo, convertida en supuesta víctima

Pretende criminalizar a un movimiento provida simplemente porque le afecta a su negocio

 

Sandra Peniche: la verdugo, convertida en supuesta víctima

010.000
  8.325
 
8.325 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 10.000 firmas

Sandra Peniche: la verdugo, convertida en supuesta víctima

ULTIMA HORA (4 de abril) Nuestra campaña en el Diario de Yucatán

Sandra Peniche es la dueña y directora del centro de abortos de Mérida (Yucatán). Lo llama Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa (Unasse), pero es el centro de abortos, un lugar donde se matan niños y se lucran con el sufrimiento de las mujeres.

A Peniche no le gusta que 40 días por la vida vaya a rezar a la puerta de su abortorio con muñecos de fetos: les recuerda a las mujeres que entran lo que van a hacer…

Y probablemente ha visto reducido su negocio. Así que la verdugo ha decidido convertirse en víctima.

¿Cómo lo ha hecho?

PRIMERO: critica a las autoridades municipales que haya gente rezando en la puerta de su establecimiento. No le funcionó. Porque Sra. Peniche: en México rige la libertad de expresión.

SEGUNDO. Provoca a la gente que está en la puerta rezando colocando un cuadro de una vagina como si fuera una Virgen. Las personas que estaban rezando se quejaron ante la policía municipal por atentar contra la libertad religiosa y la policía municipal hizo retirar el polémico cuadro de la ‘Vulva Sagrada de los derechos Sexuales’.

TERCERO. A los pocos días, curiosamente Peniche es atacada por un trastornado con un desarmador tipo estrella. El tipo es detenido. Peniche acusa a 40 días por la vida de intentar acabar con su vida.

Ahí sí, logra la atención mediática y el apoyo de las organizaciones feministas que ven en el ¡culebrón Peniche’ un filón para criminalizar 40 días por la vida. Exactamente la misma estrategia que siguen en otros países.

Así se manifestaba la Sra. Peniche que se manifiesta “encabronada”:

“Esto ya sobre pasa el límite. Lo que hacen estas personas es violar los derechos de las mujeres, lo que hacen es atentar contra las propias mujeres. Además no me dejan trabajar, la gente que viene no está tranquila por esas personas que solo ofenden y son agresivas (…) Yo considero que entre todos han construido una apología del delito de odio y esto es muy significativo”

¿Cuál es la respuesta de 40 días por la vida?

    • Condenamos el ataque sufrido por la Sra. Peniche, amenazada en su integridad y celebramos que el culpable haya sido detenido. Todo el peso de la ley para quien atenta contra la integridad física de otros. También para quienes atenten contra la integridad física de los no nacidos.
    • El autor del ataque no es miembros ni colaborador de 40 días por la vida. No le conocemos, no habló con el equipo directivo de 40 días por la vida de Mérida, no sabemos nada de él. Sólo que es una persona enferma de sus facultades mentales. Por lo tanto, 40 días por la vida no sólo se desvincula del hecho, sino que además lo condena.
    • Condenamos la estrategia de la Sra. Pinache de tratar de acallar una voz disidente como 40 días por la vida mediante la criminalización. Demuestra poco espíritu tolerante y ausencia de respeto democrático.
    • 40 días por la vida siempre ha tenido y tendrá una actitud respetuosa y pacífica con las mujeres que acuden al abortorio. Ni ofensa ni agresión ni odio. Así lo señala la 'Declaración de Paxz' que todo voluntario debe de firmar. Tan sólo les preguntamos qué necesitan para no abortar, qué les podemos ofrecer. Exactamente lo contrario del mensaje del abortorio al que lo único que le importa es el lucro a costa del sufrimiento de las mujeres.
    • No aceptamos lecciones de Derechos Humanos. Y menos de quienes violan a diario el principal de ellos: el derecho a la vida

Y para que todo esto quede claro, escribe a la Fiscalía General del Estado donde la Sra. Peniche presentó su denuncia para que les quede claro que lo que se está pretendiendo violar es el derecho a la libertad de expresión y al buen nombre.

Para más información:

Lee la nota en Reporteros Hoy

VIDEO de acusación de Sandra Peniche

VIDEO de respuesta de 40 días por la vida Yucatán

+ Petición a:

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Introduce tu código postal
Al firmar estás aceptando los términos de uso de CitizenGO y su política de privacidad, y aceptas recibir mensajes de email de vez en cuando sobre nuestras campañas. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Peniche está criminalizando sin ninguna prueba a 40 días por la vida

Att. Fiscalía General del Estado de Yucatán

C/c Comisión de Derechos Humanos de Yucatán

Escribo en relación a la denuncia de la dueña del centro UNASSE, Sandra Peniche, contra 40 días por la vida a cuenta de una presunta agresión con desarmador tipo estrella ocurrida a finales del pasado mes de marzo.

Me parece grave que la sra. Peniche acuse a 40 días por la vida sin prueba alguna. Puedo asegurarle que el presunto agresor no es miembro ni colaborador de 40 días por la vida y que en la asociación nadie le conoce.

Desde 40 días por la vida siempre se ha defendido la no agresión y el respeto. Y lo seguiremos haciendo.

Condenamos rotundamente la presunta agresión y pedimos que caiga todo el peso de la ley sobre el presunto agresor. La violación de la integridad física siempre es condenable, sea de un adulto como la Sra. Peniche o de un bebé no nacido, como defendemos en las calles.

Por lo mismo pedimos respeto para el buen nombre de 40 días por la vida que lo único que hace s rezar y ofrecer apoyo a las mujeres en situaciones de dificultad.

Pretender criminalizar al disidente, en este caso 40 días por la vida, resulta muy poco tolerante, respetuoso y democrático.

Por último, le insto a que investigue las actividades que se realizan dentro del centro propiedad de la Sra. Peniche para asegurarse que actúa en todo conforme a lo dispuesto en la ley.

Atentamente,
[Tu nombre]

Sandra Peniche: la verdugo, convertida en supuesta víctima

¡Firma esta petición ahora!

010.000
  8.325
 
8.325 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 10.000 firmas