Libertad para monja colombiana secuestrada en África

La hermana Glioria Cecilia "es una mujer muy entregada, una educadora que sabe ver cuáles son las necesidades de las personas"

 

Libertad para monja colombiana secuestrada en África

0100.000
  89.123
 
89.123 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 100.000 firmas

Libertad para monja colombiana secuestrada en África

ULTIMA HORA (11 de marzo) Semana: La historia de la monja secuestrada por yihadistas

ULTIMA HORA (10 de marzo) Cancillería colombiana mantiene búsqueda de la monja secuestrada

ULTIMA HORA (27 de febrero) Noticias Caracol: Tras 20 de secuestro, no hay noticias de la Hna Gloiria Cecilia

ULTIMA HORA (27 de febrero) Sigue cadena de oración por monja secuestrada en Mali

El pasado 7 de febrero fue secuestrada en Mali nuestra hermana Gloria Cecilia Narváez Argoti en el orfanato de nuestra congregación de Franciscanas deMaría Inmaculada en aldea de Karangasso, cerca de Koutiala,  a unos 400 kilómetros al este de Bamako, la capital del país.

La Hna. Gloria Cecilia Narváez Argoti, fue privada de su libertad en contra de su voluntad. Nos dijeron que la devolverían en dos días, pero todavía estamos esperando.

Su familia y su Congregación la necesita. Porque las obras que se realizan en Karangasso, Mali, están paralizadas: el orfanto, la alfabetización a la mujeres adultas, el dispensario y la promoción a las mujeres de la población.

La Congregación de Hermanas Franciscanas de María Inmaculada rechazamos enfáticamente el secuestro de nuestra Hermana GLORIA CECILIA NARVÁEZ ARGOTI, ocurrido en Karangasso Malí y pedimos su pronta liberación.

Así define a nuestra Hna. Gloria Cecilia Narváez Argoti nuestra superiora, Noemí Quesada:

"Es una mujer muy entregada, una educadora que sabe ver cuáles son las necesidades de las personas" (...) Les pedimos a los cristianos que oremos por la liberación de ella y la de tantos cristianos retenidos en oriente"

Por el momento, el secuestro no ha sido reivindicado.

Testimonio de Claudia Natalia Vera Espinosa, hermana Franciscana de Maria Inmaculada en la misión de Karangasso (Mali)

Siendo aproximadamente las 9:30 p.m. nos encontrábamos reunidas en la sala de recreo la hna. Gloria Cecilia, la Hna. Sofía y yo la Hna. Clara. Mientras tanto en la capilla se encontraba la Hna. Adelaida.

En estos momentos sentimos los perros ladrar en el corredor, yo salí para ver lo que ocurría. Aparecieron 4 hombres, tez negra, vestidos de civil. Tres de ellos eran jóvenes y llevaban armas de fuego. El cuarto, un poco mayor, aproximadamente unos cincuenta años, armado con un machete. Este último es el que iba adelante. Los perros quisieron atacarlo pero él se defendió utilizando el machete intentando matar uno de los perros. Yo grité 'por favor, no nos hagan nada'.

Mientras tanto las hermanas Gloria Cecilia y Sofía salieron corriendo para esconderse.

La hermana Sofía salió en dirección a su cuarto y la hna. Gloria Cecilia corrió en sentido contrario hacia la cocina.

Los hombres me hicieron entrar de nuevo en la sala y me ordenaron que me sentara. En esos momentos escuché que golpeaban fuertemente una puerta. Luego me enteré que la hermana Sofía logró encerrarse en su cuarto con llave. Mientras los hombres golpeaban con violencia su puerta, ella se refugiaba debajo de la cama haciendo llamadas de auxilio.

Poco después, escucho el grito de la Hna. Gloria Cecilia. Los hombres la logaron detener y la obligaron a regresar a la sala.

Ella se sentó y suplicó que no nos hicieran nada, que teníamos niños huérfanos al cuidado, que éramos misioneros, que no éramos europeas sino colombianas, que no teníamos dinero.

Fue entonces cuando nos dijeron que eran yihadistas, aunque según nos dicen del obispado de momento nadie ha reivindicado el secuestro.

En ese momento, el hombre que nos dijo que eran yihadistas nos deja al cargo de los otros que están armados y se dirige a las habitaciones. Escuchó fuertes golpes. La hna Sofía me contó luego que estaban golpeando su puerta.

Gracias a Dios no pudo derribarla, así que el hombre regresa a la sala y empaca los cuatro computadores que teníamos.

Luego comienza el siguiente ‘dialogo’ entre el señor y la hna Gloria Cecilia:

      • Las dos o al menos una de Uds. se vienen conmigo
      • Yo. Soy la más mayor.
      • ¿Y quién es la jefa o la responsable?
      • Yo
      • ¿Cuánto pagaría Ud. por ella?

Se refería a mi. La hna Gloria Cecilia no respondió.

Tras el tenso silencio el hombre ordena a uno de los otros armados que acompañaran a la hna Gloria Cecilia a traer su pasaporte. Le indica cómo debía sujetarla.

Ella vino con su cartera en la mano.

    • Dame el dinero
    • Sólo tengo el que está en la cartera (30.000 francos cefas)
    • ¿Y dónde está la caja fuerte?
    • No tenemos dinero

Después el mismo hombre me ordena ir a por mi pasaporte. Igual, voy a mi habitación acompañada de un hombre armado. Tomo la cartera con mis documentos (asaporte, cédula de ciudadanía colombiana, carnet de vacunación, etc) y regreso a la sala.

Tras quitarme mis papeles me llevan a otra habitación y me dejan vigilada por un armado.

Desde la otra habitación escucho que el hombre le pide las llaves del carro a la Hna Gloria Cecilia.

Luego escuché que salía el carro del garaje. Entonces viene el hombre que había estado dando órdenes y me dice que debo permanecer en ese cuarto por lo menos tres horas. Me encierran con llave.

Desde el cuarto siento un gran golpe como si hubieran tumbado la puerta de la entrada de la casa, luego escucho unos gritos pero no entiendo que es lo que dicen. Finalmente sentí un tiro, que también lo escuchó la Hna Adelaida, según me contó luego.

Cuando ya se fueron logré salir de mi cuarto. Escuché que la hna. Sofía estaba hablando por teléfono. Tras varios intentos y con ayuda de un amigo, logramos abrir la puerta de Sofía. Poco después llegó la hna Adelaida y nos logramos reunir las tres. Pero nos falta nuestra Hna Gloria Cecilia.

El obispo nos ha reubicado porque teme que los hombres vuelvan a la casa. De momento, todas las actividades están paradas: el orfanato, la atención a las madres…

Después nos enteramos que los hombres abandonaron nuestra ambulancia relativamente cerca de las casas donde habían dejado sus motos.

Algunas informaciones dicen que pasaron a Burkina Faso, otras que las autoridades locales habrían detenido a dos sospechosos, pero de momento no sabemos nada.

Los secuestradores nos dijeron que la devolverían en dos días, pero los días pasan y no sabemos nada de nuestra hermana Gloria Cecilia.

Pedimos a las autoridades de Mali y de los países de Mali que hagan todos los esfuerzos para devolvernos a nuestra hermana.

Para más información:

Lee la nota en Actuall

Lee la nota En Tiempo

Dos investigadores colombianos en búsqueda de la monja secuestra en Mali

VIDEO. Noticias Caracol: así secuestraron a la monja secuestrada

Obispos piden a cancillería mantener las gestiones

Iglesia católia colombiana pide su liberación

“Estoy dispuesta a entregar mi vida al Señor, a la Congregación, donde sea su Santa Voluntad” (carta del 26/01/2001 la Hna. Gloria Cecilia)

+ Petición a:

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Introduce tu país
Introduce tu código postal
CitizenGO protegerá tu privacidad y te mantendrá informado/a sobre ésta y otras campañas.

Libertad para la Hna Gloria Cecilia- Sœur Gloria Cecilia libération

Presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta

C/c Presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré

C/c Presidente de Costa de Marfil, Alassane Dramane Ouattara

Como sabrá el pasado 7 de febrero fue secuestrada en la aldea de Karangasso, cerca de Koutiala, a unos 400 kilómetros al este de Bamako, la hermana Gloria Cecilia Narvaez Argoti, monja colombiana Franciscana de María Inmaculada.

Me consta que su gobierno conoce y valora el trabajo de estas hermanas que han recibido reconocimiento por parte de las autoridades gubernamentales.

Desde 1996, más de 300 mujeres anuales reciben formación en costura y alfabetización, mejorando su autonomía y posibilidades.

Su gobierno es consciente de los ‘Village’ que circundan Karangasso. Gracias a los graneros que las mujeres han establecido con la asesoría de la Hermana Gloria Cecilia, han mejorado la economía, nutrición y salud de las familias.

Los secuestradores nos dijeron que la devolverían en dos días, pero seguimos sin tener noticias suyas.

Según la prensa, una fuente de la seguridad de Burkina Faso asegura que nuestra hermana se encuentra en ese país.

También leemos en prensa que el ejército de Mali busca a la religiosa en las zonas fronterizas con Burkina Fasso y Costa de Marfil

Le pido que intensifique todos los recursos necesarios para encontrar a la hermana Gloria Cecilia Narvaez Argoti

--

Le président malien Ibrahim Boubacar Keïta

Président C du Burkina Faso, Maurice Yaméogo

Président de Côte-d'Ivoire, Alassane Dramane Ouattara

Comme vous le savez le 7 février dernier a été enlevé dans le village de Karangasso près de Koutiala, à environ 400 kilomètres à l'est de Bamako, Sœur Gloria Cecilia Narvaez Argoti, religieuse franciscaine colombienne Marie Immaculée.

Je sais que votre gouvernement connaît et apprécie le travail de ces sœurs qui ont reçu la reconnaissance par les autorités gouvernementales.

Depuis 1996, plus de 300 femmes par an reçoivent une formation en couture et l'alphabétisation, l'amélioration de leur autonomie et de possibilités.

Son gouvernement est conscient du «Village» Karangasso environnante. Merci aux granges que les femmes ont mis en place avec l'aide de Sœur Cecilia Gloria, ont amélioré l'économie, la nutrition et la santé de la famille.

Les ravisseurs nous ont dit que nous serions rentrés en deux jours, mais nous avons toujours pas de nouvelles de lui.

Selon les rapports de presse, une source de sécurité au Burkina Faso assure que notre sœur est dans ce pays.

Nous avons également lu dans la presse que l'armée malienne cherche à religieux dans les zones frontalières du Burkina Faso et Côte-d'Ivoire

Je vous demande d'intensifier toutes les ressources nécessaires pour trouver Sœur Gloria Cecilia Narvaez Argoti

Atentamente,
[Tu nombre]

Libertad para monja colombiana secuestrada en África

¡Firma esta petición ahora!

0100.000
  89.123
 
89.123 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 100.000 firmas