Abogados piden a Larreta VETO al protocolo de aborto

No al protocolo ILEGAL de CABA

 

Abogados piden a Larreta VETO al protocolo de aborto

0100
  3
 
3 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 100 firmas

Abogados piden a Larreta VETO al protocolo de aborto

Si sos abogado, firmá esta petición para solicitar al Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el Veto a la Ley que adopta el Protocolo de Nación 2019.

Para poder firmar, tenés que ingresar los datos de tu matrícula y tu mail en el campo "Mensaje personal".

+ Petición a:

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu e-mail
Añade un mensaje personal al email
DNI #
Introduce tu país
Introduce tu código postal
Por favor seleccione una opción:
Procesamos tus datos personales de acuerdo con nuestras Política de privacidad y Normas de uso.Al firmar estás aceptando los términos de uso de CitizenGO y su política de privacidad, y aceptas recibir mensajes de email de vez en cuando sobre nuestras campañas. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Abogados piden a Larreta VETO al protocolo de aborto

Señor Jefe de Gobierno

de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Licenciado Horacio Rodríguez Larreta

Uspallata 3160

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

De nuestra consideración:

Quienes suscribimos el presente nos dirigimos a usted en relación al Proyecto de Ley por el que la Ciudad adheriría al “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo” emitido por la Resolución 1/2019 del Ministerio de Salud de la Nación (en adelante, el Protocolo Nacional 2019) el cual fuera sancionado el 16 de julio de 2020 por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires [Expediente N°3153/2020], con el fin de solicitarle su veto al  mismo en los términos del artículo 87 de la Carta Magna de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de acuerdo a los fundamentos que sucintamente referimos a continuación.

Previo a adentrarnos en la naturaleza inconstitucional del referido Protocolo es indispensable resaltar lo evidente y piedra angular de la normativa vigente, “el niño por nacer, científica y biológicamente, es un ser humano cuya existencia comenzó en el momento de la concepción.”[1]

Dicho Protocolo es manifiestamente inconstitucional de cara a nuestra Constitución Nacional y a nuestra Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (en adelante, CCBA).

El Protocolo Nacional 2019 es notoriamente contrario a nuestro ordenamiento jurídico, toda vez que:

  • pretende crear un “derecho” al aborto, lo cual es absolutamente incompatible con el derecho a la vida que nuestro Derecho reconoce a toda persona desde el momento de la concepción (ver art. 6.1. de la Convención de los Derechos del Niño y ley 23.849 que la ratifica, y art. 75, incs. 22 y 23 de la Constitución Nacional;
  • promueve la “interrupción del embarazo” a voluntad y en todas las etapas de la gestación, contra lo previsto en el art. 85 del Código Penal y ampliando indebidamente los supuestos de no punibilidad del art. 86 del mismo Código, a cuyo efecto tergiversa el concepto de salud hasta límites inauditos;
  • obliga a los médicos a ofrecer el aborto a toda embarazada en circunstancias que se apartan del régimen penal antedicho, exigiéndoles que retaceen información a la mujer a efectos de inducirla a abortar;
  • coarta la libertad de los médicos y los incita a realizar prácticas contrarias al compromiso que asumieron de resguardar la vida humana en toda circunstancia;
  • pretende suprimir el derecho a la objeción de conciencia en determinadas circunstancias, y lo limita en todas las restantes, al supeditar su ejercicio al deber de una declaración previa que puede derivar en la discriminación de los médicos objetores y condicionar su carrera profesional.

Peor todavía, la adhesión al Protocolo Nacional 2019 mediante el proyecto de ley sancionado contradice a la propia Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. Veamos:

  • Para la CCBA todas las personas “tienen idéntica dignidad y son iguales ante la ley” (art. 11 CCBA). Sin embargo, el Protocolo Nacional 2019 introduce una grave discriminación respecto de los seres humanos existentes en el vientre materno, cuya vida dependerá exclusivamente de la voluntad de la madre.
  • El texto sancionado supone la renuncia de la CABA a promover “(…) la maternidad y paternidad responsables”, al admitir el descarte de los hijos no nacidos a exclusiva merced de los deseos de sus padres. Incluso, al propiciar que se retacee información a la mujer o a sus representantes legales, incumple el deber de poner a disposición “de las personas la información, educación, métodos y prestaciones de servicios que garanticen sus derechos reproductivos” (cfr. art. 21 CCBA), al tiempo que excluye por completo el derecho del padre a participar en cualquier decisión concerniente a su hijo.
  • Se desentiende, también, de lo dispuesto en la CCBA cuando establece “(…) la atención integral del embarazo, parto, puerperio y de la niñez hasta el primer año de vida, asegura su protección y asistencia integral, social y nutricional, promoviendo la lactancia materna, propendiendo a su normal crecimiento y con especial dedicación hacia los núcleos poblacionales carenciados y desprotegidos” (art. 21 de la CCBA). Por el contrario, el Protocolo Nacional 2019 no contempla otras opciones más allá del “aborto”, ni prevé un programa para aquellas madres que decidan seguir adelante con el proceso gestacional.
  • Además, la norma desconoce “el principio de inviolabilidad de la libertad religiosa y de conciencia” de los profesionales de la salud, y se aparta de la regla según la cual “[a] nadie se le puede requerir declaración alguna sobre sus creencias religiosas, su opinión política o cualquier otra información reservada a su ámbito privado o de conciencia” (art. 12 de la CCBA). Bajo la normativa sancionada, quienes se opongan a realizar un aborto deberán declarar su situación y sortear todo tipo de “recaudos” que cercenan el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia. La libertad reconocida a las mujeres para abortar, contrasta con las graves consecuencias impuestas al médico que se negare a efectuar una práctica contraria a sus convicciones más íntimas (y al juramento hipocrático, claro está).

En 2018, luego de un arduo debate, el Congreso Nacional rechazó la legalización del aborto y mantuvo su tipificación en el Código Penal. El texto del Protocolo Nacional 2019 va en dirección claramente contraria a lo discutido y decidido en el seno de aquel cuerpo, el único investido de competencia para pronunciarse sobre materias de naturaleza penal.

En un contexto en el que nuestros gobernantes deberían centrar todos sus esfuerzos en proteger la vida y la salud de los argentinos amenazada por la pandemia de COVID-19, semejante avasallamiento de las atribuciones del legislador federal supone un gravísimo atentado contra nuestro sistema republicano y democrático, con el agravante de que al hacerlo se actúa en contra de aquello que la Constitución y las leyes prohíben.

En su carácter de Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Usted no puede quedar prescindente frente a un episodio de tamaña gravedad, máxime cuando le compete intervenir en el proceso de dictado de las leyes a través de su promulgación (expresa o ficta) o veto. Por tal razón, le requerimos vete el proyecto de ley sancionado por la Legislatura local, en los cumplimiento de sus deberes establecidos en el art. 105 de la CCBA, a fin de lograr el pleno goce de los derechos y garantías de todos los habitantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, incluyendo los niños por nacer, los padres y madres, los profesionales de la salud y las instituciones que prestan dichos servicios.

Atentamente,

Los firmantes identificados en el Anexo I al presente.

 

Con Copia

Procurador General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Dr. Gabriel María Astarloa

Uruguay 440, Piso 4º, Of. 44

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 




[1] Academia Nacional de Medicina – Buenos  Aires, declaración de fecha 22 de julio de 2020

[Tu nombre]

Abogados piden a Larreta VETO al protocolo de aborto

¡Firma esta petición ahora!

0100
  3
 
3 Personas han firmado. Ayúdanos a llegar a 100 firmas