Obispos: defiendan el Valle de los Caídos

Sánchez y sus socios pretenden destruir el Valle de los Caídos

 

Obispos: defiendan el Valle de los Caídos

Obispos: defiendan el Valle de los Caídos

050.000
  35.421
 
35.421 firmado. Vamos a lograr 50.000!

Se veía venir. 

Pedro Sánchez y sus socios han pisado el acelerador y el próximo jueves van a votar para acabar con el Valle de los Caídos.

La Ley de Memoria Democrática que votarán esta semana pretende eliminar de un plumazo toda referencia religiosa en el Valle de los Caídos. Prueba de ello es que se menciona nada menos que 16 veces el "Valle de los Caídos" en el texto del Anteproyecto de Ley.1

El Gobierno y la izquierda que le apoya se proponen acabar con la Cruz, desacralizar la basílica, fulminar el culto católico y expulsar a los monjes benedictinos. 

Es una profanación en toda regla. No soportan la Cruz más grande del mundo.

Detestan las oraciones y los sacramentos y desprecian profundamente a los monjes del Valle de los Caídos.

Pero no vamos a quedarnos de brazos cruzados. 

Hay algo que podemos hacer ahora mismo: pedir a los obispos españoles que actúen para defender la Cruz, proteger la basílica (que tiene el título de ‘pontificia’) y amparar a los benedictinos.

Firma y pide a los obispos que defiendan la Cruz y la basílica del Valle de los Caídos y protejan a los monjes benedictinos.

La Ley de Memoria Democrática que se va a votar esta misma semana utiliza un lenguaje refinado. Habla de “renombrar el Valle de los Caídos”, “extinguir la Fundación de la Santa Cruz”, convertir en “cementerio civil'' los actuales enterramientos y sustituir los sagrados recintos por “un lugar para la memoria democrática”.

Si no logramos frenar este perverso plan, el Gobierno se marcará un buen tanto y los ciudadanos (no solo los católicos) quedaremos a los pies de los caballos.

Estaremos vendidos frente a un poder político que decide convertir un recinto religioso en una especie de parque temático, derribar la Santa Cruz y mandar lo más lejos posible a los monjes. 

Lo que está en juego no es un lugar geográfico ni un monumento histórico. 

El objetivo es humillar a la Iglesia Católica, y a toda la Cristiandad.

Lo que van a hacer es saltarse a la torera la libertad religiosa y los derechos fundamentales de los ciudadanos reconocidos en los tratados internacionales y en la Constitución Española.

Tú sabes, igual que yo, que lo que motiva a Pedro Sánchez es el deseo de venganza guerracivilista. Y nuestra respuesta debe ser firme y rápida.

Es urgente: firma y pide a los obispos que actúen ya para defender la Cruz y el templo y amparar a los monjes benedictinos del Valle de los Caídos.

Por si alguien tenía dudas, hace unos días en la cadena SER (la radio preferida de los progres, laicistas y social-comunistas que apoyan a Sánchez) un locutor propuso volar “con dinamita” el Valle de los Caídos, y “mejor si es en domingo”.2

Y, por si fuera poco, el Gobierno de España acaba de rechazar la petición que le solicitaba convertir el Valle de los Caídos en Bien de Interés Cultural. Han alegado que el recinto "no  posee suficiente relevancia”. 

Ni en sueños van a declarar el Valle de los Caídos “Bien de Interés Cultural''. Pedro Sánchez y sus socios quieren arrasarlo, destruirlo todo para hacer un monumento al odio y al revanchismo.3

Si el Gobierno consigue acabar con la Cruz, la basilica y los monjes del Valle, será una tragedia para la libertad y la verdad.

Y una humillación para la Iglesia Católica.

Y un golpe demoledor contra los creyentes.

Pero hay esperanza. Te recuerdo que en octubre de 2020, cuando empezaron a amenazar a los monjes del Valle de los Caídos y a lanzar globos sonda contra el templo y la Cruz, más de setenta mil personas nos movilizamos y logramos que algunos obispos españoles se pronunciaran contra estos injustos ataques.4

El resultado fue que la Ley de Memoria Democrática quedó aparcada durante casi tres años. 

Ahora podemos volver a pararla si pedimos a los obispos que se planten ante Pedro Sánchez y le dejen muy clarito que en el Valle no se tocan ni la Cruz ni la basílica ni a los benedictinos.

Firma para pedir a los obispos que defiendan la Cruz y la basílica pontificia y protejan a los monjes del Valle de los Caídos.

Gracias de corazón por defender lo más sagrado.

Teresa García-Noblejas y todo el equipo de HazteOir.org

Más información: 

050.000
  35.421
 
35.421 firmado. Vamos a lograr 50.000!

Completa tu firma

¡Firma esta petición ahora!

 
Introduce tu e-mail
Introduce tu nombre
Introduce tus apellidos
Introduce tu país
Introduce tu código postal
Por favor seleccione una opción:
We process your information in accordance with our Privacy Policy and Terms of Service

Señores obispos: defiendan el Valle de los Caídos

Excelentísimos señores D. Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española; D. Lus Argüello, secretario general de la Conferencia Episcopal Española. (Con copia a D. Bernardito Cleopas Auza, Nuncio Apostólico de la Santa Sede en España).

El próximo jueves se votará en el Congreso de los Diputados la Ley de Memoria Democrática iniciándose así el trámite parlamentario.

La nueva ley tendrá consecuencias inminentes: renombrar el Valle de los Caídos, extinguir la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y convertir en cementerio civil los enterramientos en la Basílica y sus alrededores.

Por si fuera poco, esta misma semana el Gobierno ha confirmado su intención de acabar con el Valle de los Caídos porque se ha negado a declararlo Bien de Interés Cultural.  

El pasado 22 de junio, en un programa radiofónico de la cadena Ser (afín al Gobierno de España) propuso volar “con dinamita” el Valle de los Caídos, y “mejor si es en domingo”.

Como bien saben, el Valle de los Caídos incluye una basílica católica pontificia y numerosos enterramientos. Y está presidida por una enorme Cruz,  “la más grande del mundo” según la Fundación Guinness.  El recinto acoge también una comunidad de monjes benedictinos dedicados a la oración y a la celebración del culto católico.

Estimados señores: lo que está en juego en la ofensiva contra la dimensión religiosa del Valle de los Caídos son la libertad religiosa y los derechos de la Iglesia Católica y de los fieles reconocidos en los tratados internacionales y en la Constitución Española.

Me permito solicitarles que defiendan el culto católico, protejan los recintos sagrados y amparen a los benedictinos frente a la amenaza, cada vez más próxima, de la desaparición del Valle de los Caídos y su profundo significado religioso.

Les ruego que actúen para impedir la destrucción del Valle de los Caídos. 

Gracias por atenderme,

[Tu nombre]

Señores obispos: defiendan el Valle de los Caídos

Excelentísimos señores D. Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española; D. Lus Argüello, secretario general de la Conferencia Episcopal Española. (Con copia a D. Bernardito Cleopas Auza, Nuncio Apostólico de la Santa Sede en España).

El próximo jueves se votará en el Congreso de los Diputados la Ley de Memoria Democrática iniciándose así el trámite parlamentario.

La nueva ley tendrá consecuencias inminentes: renombrar el Valle de los Caídos, extinguir la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y convertir en cementerio civil los enterramientos en la Basílica y sus alrededores.

Por si fuera poco, esta misma semana el Gobierno ha confirmado su intención de acabar con el Valle de los Caídos porque se ha negado a declararlo Bien de Interés Cultural.  

El pasado 22 de junio, en un programa radiofónico de la cadena Ser (afín al Gobierno de España) propuso volar “con dinamita” el Valle de los Caídos, y “mejor si es en domingo”.

Como bien saben, el Valle de los Caídos incluye una basílica católica pontificia y numerosos enterramientos. Y está presidida por una enorme Cruz,  “la más grande del mundo” según la Fundación Guinness.  El recinto acoge también una comunidad de monjes benedictinos dedicados a la oración y a la celebración del culto católico.

Estimados señores: lo que está en juego en la ofensiva contra la dimensión religiosa del Valle de los Caídos son la libertad religiosa y los derechos de la Iglesia Católica y de los fieles reconocidos en los tratados internacionales y en la Constitución Española.

Me permito solicitarles que defiendan el culto católico, protejan los recintos sagrados y amparen a los benedictinos frente a la amenaza, cada vez más próxima, de la desaparición del Valle de los Caídos y su profundo significado religioso.

Les ruego que actúen para impedir la destrucción del Valle de los Caídos. 

Gracias por atenderme,

[Tu nombre]